La misión del “Pelotón de la Muerte” era como la de cualquier insurgente: defender la rebelión pero, sobre todo, vengar la muerte de Miguel Hidalgo. El Pelotón estaba formado por “los pintos” qué por sus ideales, son descritos como “quienes corren con más gusto a la muerte para sostenerla, que nosotros a la vida para acabarla”.

Llevamos su estandarte en nuestra etiqueta con gran orgullo para representar a todos los valientes que declararon la guerra a muerte y sin cuartel a los tiranos y opresores.

Para no dejar de lado la simbología, el color negro y rojo significan el martirio y el duelo, la leyenda del Doliente de Hidalgo va acompañada de la calavera para representar el duelo y la pena de los amigos y seguidores de Hidalgo. “De a 12” significa Dios Padre, origen vital de todo y origen eterno, el número 12 es el resultado de la multiplicación 3x4 que simbolizan: lo espiritual y las potencias del alma (memoria, entendimiento y voluntad) y los 4 elementos (aire, agua, tierra y fuego) en los cuatro puntos cardinales. En un punto se llegó a creer que los elementos eran símbolos masónicos o con significados esotéricos pero la verdad es que solamente eran elementos con un marcado interés religioso.

En Pelotón de la Muerte somos auténticos rebeldes, obsesionados por nuestras creencias, dispuestos a correr hacia la muerte para sostenerla y vengar a nuestros ídolos. “Hasta derramar la última gota de sangre por el bien de la patria”.

¡Hasta ver la cruz!